Loading...
Loading...
Loading...

lunes, 10 de febrero de 2014

HABLANDO DE NIÑOS PERDIDOS ( VARIANTE DEL DIABLO EN PAÑALES)




HABLANDO DE NIÑOS PERDIDOS

por Guillermo Martínez Rodríguez


Mucho se ha hablado desde hace mucho tiempo, del hallazgo de niños perdidos o abandonados, que han sido socorridos ante una situación de peligro. Normalmente se dice que esos infantes superan todo tipo de adversidades y llegan a ser personas destacadas en diversos campos. De manera particular conozco la historia de un pequeño que fue abandonado por alguna madre desnaturalizada a las puertas de una iglesia, sin embargo en la actualidad ese niño se encuentra convertido en un hombre de provecho pues es un singular artista en la ciudad de México.

    De hecho fui testigo de su incipiente vocación artística y recuerdo como comenzó a cantar en tiendas y camiones usando como instrumento una botella, esperando recibir una moneda o un refresco por su actuación desde entonces ya prometedora.

   En otra ocasión y como encargado de la oficina del ministerio público de mi tierra natal, acudí al llamado del sacristán de la Parroquia de Santa María del Pilar, para dar fe del abandono de un recién nacido, dejado a su suerte en una de las bancas de la iglesia. Entonces me conmovió  la situación de aquella pobre criatura expuesta a un destino incierto y a merced de lo que la vida le quisiera dar despojado de su pasado, pues nunca se supo quienes fueron sus padres, ni los extraños motivos de su abandono.

   Pese a todo esto, no dudo que haya sido acogido en el seno de una buena familia y ojalá que pueda seguir viviendo amparado, como con aquel generoso cobijo que le ofreció primero, un grupo de damas voluntarias y después la casa del niño poblano.

   Y ya que hablo al lector de estas dos escuetas historias, precisamente en relación con el abandono de niños, recientemente mientras caminaba por la ciudad de Puebla, me llamó poderosamente la atención una placa que está colocada afuera de un edificio, precisamente a un costado de la iglesia de San Cristóbal, ubicada en la esquina que conforman las calles  cuatro norte y seis oriente. En este lugar está escrita brevemente una leyenda que nos habla sobre la fundación del hospital de niños expósitos. Este hospital fue fundado en el año de 1604 por el religioso Cristóbal de Rivera, párroco de Tlacotepec, pero lo más interesante es que nos dice la leyenda que su fundación se debió a que en una ocasión este religioso descubrió que un niño estaba siendo devorado por un perro.

    De hecho la sola idea de imaginar a un perro devorando a un niño es ya de por si aterradora, sin embargo considero como algo positivo que la nobleza y la bondad también sean parte de los cimientos con los que se edificaron algunos edificios coloniales como lo es el hospital de niños expósitos.

    Ahora bien, sobre este mismo tema del abandono de infantes, la ciudad de Puebla no puede escaparse de ser escenario del amplio imaginario popular que cubre a todo nuestro país en lo que a esto  se refiere, la imaginación de los habitantes de nuestros barrios también ha tejido leyendas sorprendentes. En este peregrinar por las calles de Puebla  donde he ido buscando leyendas como un sabueso alguien me dijo lo siguiente:

     Se dice que hace algunos años, allá por el año de 1950, en el barrio de la Luz, un trasnochado iba caminando por la esquina que conforman las calles 14 norte y 4 oriente, cuando vio a un niño recién nacido que lloraba sobre el quicio de una puerta. Impulsado  quizá por el noble sentimiento de ayudarlo, aquel hombre levantó  al niño en brazos, y llamó a la puerta pero se dio cuenta que la casa estaba abandonada. Fue así como el hombre comenzó a caminar llevando al niño, buscando a alguna persona a quien participarle su hallazgo.
     Después de unos cuantos pasos, aquel niño que había estado llorando angustiosamente guardó silencio debido quizá al calor o la protección que le brindaba aquel hombre. El hombre se turbó al grado de enmudecer cuando escuchó una voz que provenía de la frazada que cubría a aquel niño…
-          A que ni sabes a quien estás cargando. -Le dijo con claridad aquella  criatura.
    El hombre temeroso descubrió el rostro de quien le hablaba. El terror se dibujó en el rostro del pobre hombre, de la frente de aquel supuesto niño brotaban dos protuberancias cual si fueran cuernos.


PUENTE DE OVANDO PUEBLA



    En estos primeros días del mes de enero..., aquella leyenda ha tomado fuerza, cerca de aquel lugar, pero ahora en el Puente de Ovando, que es el puente que antiguamente comunicaba a los barrios de la parte alta de Puebla con el valle de Cuetlaxcoapan; es un hecho sabido que hasta hace poco este puente se encontraba en el abandono y que debajo de este, la gente arrojaba furtivamente desechos y basura. Actualmente, y gracias a la diligencia del ayuntamiento poblano el lugar ha sido remodelado y se encuentra limpio. En contraste con su anterior apariencia, existen borbollones de agua  que durante las mañanas permiten la formación del arco iris enmarcado por bellos macetones y flores de encendidos colores.

    Si tiene usted oportunidad visítelo pero no olvide tomar sus precauciones. Por las noches, y de acuerdo a lo que aseguran los habitantes del barrio de Analco, podría encontrar algo que lo sorprenda: Se dice que hará cosa de dos o tres meses, una noche negra como la conciencia de cierto ex presidente municipal, una persona pasada de copas que caminaba por el lugar, escuchó que un niño lloraba bajo el puente. Lo levantó como dije, impulsado  por algún noble sentimiento. Cuando el niño dejó de llorar le dijo al borrachito:

-          Señor… ¿Sabe que ya tengo dientes?

    El hombre, sin poder articular palabra miró a aquel infante y de inmediato sintió un escalofrío que le erizó la piel… Aquel ser le enseñaba en lugar de dientes, unos largos y filosos colmillos.

                              

sábado, 20 de abril de 2013


¿POR QUÉ FUE BURLADO EL DIABLO?*

Por  Guillermo Martínez Rodríguez



En el pueblo de Huehuetla de la Sierra Norte de Puebla, existe una comunidad llamada Xilocoyo cuyo significado según apuntan algunas personas es Laberinto de Pericos, en alusión dicen a la abundancia de historias y cuentos que se transmiten entre campesinos en la lengua totonaca. Esta leyenda fue traducida originalmente al español por el señor Carlos Cárcamo de una manera oral, la escuchó entonces el profesor Arnulfo Gabriel García Bello quien trabajó como profesor en diversos pueblos de esta sierra y quien tuvo la fina atención de contármela  para que esta tradición oral  se convierta en una más de las leyendas escritas de nuestro estado de Puebla.

   Cuentan las personas que queman cal en Xilocoyo y la van a vender a Zacapoaxtla, que hace algunos años, allá por 1950, un día martes, no se sabe exactamente la fecha, iba un marchante con una carga de cal sobre su burro para venderla en el tianguis que se efectúa los días miércoles en la ciudad de Zacapoaxtla. Era aquel marchante un indígena pulcro, que vestía calzón cruzado  y camisa de manta, y sus pies, blancos por cierto, calzaban huaraches de pata de gallo.

    Venía pues el hombre y su burro bajando de La Cumbre, cuando al ir pasando por un paraje conocido como Paso del Tecolote, el burro se detuvo fatigado por lo cual el indígena , al corto andar dio alcance al animal y descubrió que a la orilla del camino se encontraba un hombre finamente vestido.

   El marchante se preguntó asi mismo quien sería aquel hombre vestido de forma tan antigua, que llevaba un bastón, usaba guantes, un sombrero de pelo y  una capa muy larga.Y lo peor de todo, por qué jijos de su mal dormir el burro ya no quería caminar, como si no supiera que había que llegar a buena hora a Zacapoaxtla, para buscar el mesón  pues si se les hacía tarde ya no iban a encontrar lugar donde comer y mucho menos donde dormir.

   Pensando en estas cosas el indígena se disponía a darle de varazos al pobre burro cuando escuchó que el hombre aquel le dijo estas palabras:

-          ¿Por qué no cruzas por el puente?
     El marchante escuchó aquella pregunta y mirando para todos lados  le contestó a aquel hombre:

-          Pues que me quieres ver la cara de tonto o qué ¿No ves que aquí no hay ningún puente? ¿No ves que si hubiera puente no tendría necesidad de caminar por este vado y me sería más fácil llegar a Zacapoaxtla?
-          ¿Y no te gustaría construir uno a cambio de mucha, muchísima plata?
 El indígena se rascó la cabeza extrañado. 
Resulta que para esto el hombre misterioso tuvo que identificarse como el diablo y le dijo al indígena que estaba dispuesto a darle todo tipo de riquezas si en un plazo de quince días lograba construir un puente, pero por el contrario si no lograba construirlo en el plazo señalado entonces perdería su alma.

   El marchante se quedó un rato pensativo pero después con mucha seguridad aceptó la oferta tentadora y   puso manos a la obra. Juntó la cal que llevaba para vender en el tianguis con la de otros marchantes que también iban a   venderla, empleó a esos hombres como albañiles y recolectando piedra en el río de Apulco y en la Cascada de la Olla empezaron a construir el puente.

   Así, al paso de los días el puente poco a poco  iba cobrando forma, no sin algunos contratiempos pues hacer tratos de ese tipo no es cosa muy legal  y no faltaba que el diablo tirara un puntal  o metiera la cola en la mezcla, por lo cual algunas cosas se tenían que hacer de nueva cuenta.

   Cuando faltaba cosa de dos días para que se venciera el plazo y considerando el diablo que el indígena no podría cumplir con terminar la obra y en cambio los infiernos crecerían demográficamente, el pingo, no hacía más que consultar su reloj y se complacía con el solo hecho de aparecer las sombras, ocasión que aprovechaba para salir de su escondite y burlarse del indígena  haciéndole notar que fallaría a su palabra.

   Cuando se cumplió el catorceavo día el diablo volvió a salir y le dijo al indígena:
-          Ahora si, si para mañana que caiga la oscuridad no me entregas el puente me llevaré tu alma. Pero si lo terminas antes de que termine el día cumpliré mi palabra.
-          ¿Puedo confiar en ti?- preguntó el indígena
-          Te doy mi palabra.
   El día que se cumplió el quinceavo día el indígena aun no terminaba con el puente, faltaba un pequeño detalle, cosa de varias horas. El diablo, cuando vio que empezaron a caer las sombras de la noche, salió de su escondite chiflando de contento pues el puente no estaba terminado. Estaba parado sobre el puente dándole vuelta a su cola con donaire, diciéndole al indígena que recogiera sus herramientas,  que limpiara su pala y su cuchara, ya que como veía había perdido y que le entregara su alma para llevársela de una vez por todas.

   En eso estaba cuando de repente, las sombras de la noche comenzaron a desaparecer y en su lugar, la luz del sol apareció nuevamente. Era un eclipse de sol que había dejado en penumbras a la tierra por un instante. El pobre diablo no lo sabía mientras que el indígena profundo observador de los astros sabía que ese día iba a ocurrir un eclipse.

   Así el indígena con el resto del día pudo concluir el puente antes de que la noche llegara por completo y el diablo no tuvo más remedio que entregarle las riquezas al marchante.

   De esta manera refiere esta leyenda que el diablo fue burlado y que en la actualidad existe un puente que algunas personas llaman El puente del diablo, situado allá por el Hostal Apulco y la finca denominada Santa María Tres Arroyos.

   Refiere también que para mayor deshonra  el diablillo aquel se fue a refugiar a una escuela pero ahora convertido en burro. Los niños que quisieron jugar con él, al ver que no tenía cola y tampoco tenía orejas, idearon convertirlo en un diablo que les diera miedo: como cuernos le metieron unos palos en los orificios de las orejas,  y como patas le amarraron una pata de pollo y una pata de chivo.

   Desde entonces se dice que el diablo no se ha vuelto  a aparecer por las escuelas, ya que es tanto el temor que les tiene a los niños, que prefiere aparecerse en sitios o parajes desolados, sobre todo en  lugares donde para beneficio de los pueblos, se pretenda construir una obra o algún puente.








·         Leyenda publicada en el libro Leyendas con Sabor a Puebla por el autor.


viernes, 5 de octubre de 2012

TRABAJO CULTURAL DE GUILLERMO MARTÍNEZ RODRÍGUEZ


                  TRABAJO CULTURAL DE GUILLERMO MARTINEZ RODRIGUEZ

1       1990 .-  Colaborador en el periódico  Cambio de Puebla  en la columna Pulso Político
2  1998.-  Primer lugar en el diseño del Escudo Municipal de Zaragoza, Puebla
3       2001.-  Publica en coautoría con la Profa. Margarita Suarez Castañeda  y  Marcos Hernández  Cárcamo el libro Zaragoza, ecos de mi tierra. Trabajo que en 2007, con el apoyo de la Secretaria de Cultura y el Consejo de la Crónica  del Estado logró una edición de mil ejemplares.
4.       2002.- Recibe Mención  Honorifica en  Historias, crónicas y leyendas de Teziutlán y su región. Certamen organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Unidad Regional de Culturas Populares.
5.       2003.- Es beneficiario del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias Conaculta, Gobierno del Estado e Iniciativa Privada  por el proyecto cultural denominado Cuentos Mágicos.
6.       2004.- Publica el libro de cuentos de su autoría  denominado  Ángeles y Alebrijes, el cual fue difundido en diversos municipios de la sierra norte de Puebla, donado a bibliotecas publicas, donado además a la  facultad de Filosofía y Letras de la BUAP y a la biblioteca  Ibero americanista de la Universidad de Minesota.E. U.
7.       2004.-la Editorial ACD , la revista Culturista, el Museo Amparo y Puebla en la Hora Nacional, incluye una de sus narraciones en el libro La Salvación del Condenado , donde comparte créditos entre otros autores con la Mtra. Josefina Esparza Soriano  autora del Himno al Estado de Puebla.
8.         2005.- Obtiene el segundo lugar en el concurso de leyendas tlaxcaltecas Miguel  N. Lira, patrocinado por Culturista y Radio Universidad de Tlaxcala. Publicándose su participación en el libro A la luz de la vela.
9.        2007.- Aparecen publicadas dos de sus narraciones en el libro Un puente muy bien cimentado. Agárrate compadre que nos lleva el agua.
10.    2008.- La narración  de su autoría  La fuente de los muñecos obtiene el segundo lugar en certamen literario y es publicada en el libro Los Sobrevivientes, en la Revista  Culturista y en algunas paginas de internet.
11.    En  2009 el Instituto Municipal de Arte y Cultura de la ciudad de Puebla  y Fomento Editorial de la BUAP, incluye una de sus narraciones en la antología Puebla Directo. Quince relatos de la ciudad .Comparte creditos con  escritores como Javier Cervantes, Judith Castañeda Suari, Roberto Corea Torres, Yussel Dardón, Guillermo Garay, Iris García Cuevas, Isabel González, Verónica List, Rodolfo Luna, Beatriz Meyer, Efigenio Morales, Gerardo Horacio Porcayo, José Luis Prado y Gabriel Wolfson.

12.   En 2010 publica el libro Leyendas con Sabor a Puebla, el cual incluye leyendas de la ciudad de Puebla, de la Sierra Norte, y de su lugar de origen entre otras.

 Ha colaborado en periódicos , revistas y programas de radio como: Cambio, Revista Culturista, Sierra Norte, XEOL, Y SICOM RADIO.
1    Guillermo Martínez Rodríguez es narrador,poeta y cuentista, como promotor cultural se ha dedicado entre otras cosas al rescate  de leyendas y tradiciones, algunas de las cuales se pueden visitar en : cronicasyleyendasdepuebla.blogspot.mx,  contacto : martinezrodriguez.guillermo@hotmail.com.   

viernes, 4 de mayo de 2012

AMOR DE INFANCIA


AMOR  DE INFANCIA
 Autor:  Guillermo  Martínez
Voy a ser solamente en tu vida,   
aquel  amor  de infancia 
que te encontró una vez,
aquel al que  mirabas,
al que después amabas,
aquel que en el santuario  
te vio un atardecer.
Ya ves, correrá el tiempo 
y tus tiernas promesas  
jamás podrán volver...
Olvidarás mis cosas, mis risas, 
 mis tristezas, la bellas realidades  
que prometí también. 
Van a pasar los años 
y mientras tú  me olvidas,
muy en el fondo de mi alma     
nostálgico diré:   
 ¿dónde fueron los días?
¿dónde quedo la niña?
¿dónde estará el momento   
 en que en el atrio te encontré?
Vas a olvidarlo todo  
 y en el mismo Calvario  
quizás te encontraré, 
me encontrarás ya viejo,  
como puedo decirte…
tal ves muerto ya esté...
 y si me ves con duda 
 entonces voy a ser:  
solo el amor de infancia   
que te encontró una vez.                               


Tenancíngo, Mex. Septiembre de 1983



lunes, 12 de marzo de 2012

LA VECINDAD DEL BARRIO DE LA LUZ



LA VECINDAD DEL BARRIO DE LA LUZ





Por  Guillermo Martínez Rodríguez


Esta Historia ocurrió en uno de los barrios más antiguos de Puebla, el populoso barrio de La Luz. Sus calles que aun conservan características muy especiales, de solo verlas y caminar por ellas, nos remontan a épocas pasadas y de no ser porque en la actualidad existen  estudios fotográficos, talleres mecánicos e incluso negocios que rentan computadoras, podría decirse que quien camine por ellas, al corto andar podría encontrar a algún caballero o alguna hermosa dama vestidos a la usanza colonial.

   Y  si ese andar fuera de noche, no sería remoto hallar en cualquier esquina de calles empedradas, a la luz de un farol y frente al balcón de una casa antigua, a uno de esos personajes conocidos como serenos, que alumbrándose con una lámpara de petróleo, seguramente gritarían a todo pulmón: “ ¡Las doce en punto y sereno…!

   En ese momento, lo más probable es que los vecinos del barrio como buenos parroquianos ya se encontrasen recogidos en sus casas, pero, tanto usted como yo, seguramente, procederíamos con prisa a volver a la pensión o al mesón y allí, a la luz de las velas, escucharíamos las cosas más extrañas, cosas que si nuestros ojos las vieran, seguramente  no desearíamos volver a verlas.

   Esas cosas no obstante, sin necesidad de vivir en aquella época, muchas personas en la actualidad las siguen viendo para buena o mala fortuna, a pesar de los siglos las calles de los barrios antiguos de Puebla siguen siendo escenario de personajes que en antaño vivieron y que tal vez tienen deseo de decirnos algo, quizás algo que no pudieron cumplir en vida, o quizás el humano deseo de no pasar desapercibidos y de sacudirse del polvo del olvido.

   En una de esas calles  antiguas que  vigilan fielmente el paso de los años, existió hasta hace poco una de esas tantas vecindades donde la gente pobre ha peregrinado de generación en generación dejando su propia historia y descubriendo otras. Repito que la vecindad ya no existe, pero hasta hace escasos diez años, esta se encontraba sobre la cuatro oriente, entre las calles 16 y 18 norte, para mayor referencia frente al viejo mercado de “La Cocota”, también conocido como mercado Carmen Serdán.
 
   Era esta una vecindad ya semiderruida que contaba con unas veinte o veinticinco viviendas, todas ellas de dos cuartos cada una.Trás el zaguán ya muy desvencijado, había un pasillo oscuro donde estaban los medidores de luz, y este comunicaba con un añoso patio donde se encontraban paralelamente unas doce letrinas sin luz y allí junto, igual numero de lavaderos.

   Según se dice, antiguamente la vecindad era un convento y en el centro del patio estaba el viejo brocal de un pozo del cual llegaron a sacar  esqueletos de niños producto de las prohibidas relaciones de algunas monjas,  y que fueron arrojados allí hace muchísimos años. Esto se dice de oídas ya que nadie de los que allí vivieron lo vieron, ni se han podido nunca  explicar algunas cosas misteriosas que pasaban en la vecindad y que en más de una ocasión les pusieron los pelos de punta a todos.

   Como lo que le ocurrió a don Othón Durán Zavala quien es conocido en el barrio por haber sido propietario de un restaurante que hace algunos años tuvo su auge, su restaurante se llamó “El Caballero Elegante”, actualmente vive de sus modestos ingresos que le procura su negocio de cemitas preparadas y en honor de aquel otro negocio, este se llama ahora “El Caballero”, le quitó lo de “Elegante”, pero sus clientes dicen que no le quitó la peculiaridad del sabor a su merendero.

   Pues bien don Othón Durán quien vivió en la vecindad de la cuatro oriente, comenta que allí se aparecía el muerto, al menos es lo que todos creían, pues no hubo otra manera de explicarse porqué a los inquilinos incluso a él, cuando iban  en la noche a las oscuras letrinas a hacer sus necesidades, sentían unas manos frías que los palmeaban en las asentaderas. Lo de menos era pensar que se trataba de una broma, pero en esos momentos no había tiempo para pensar debido al susto. Lo curioso es que muchas de las personas que vivieron en esa vecindad coinciden en decir que alguien los nalgueaba.

   Todos coinciden al afirmar que en ese lugar pasaban cosas raras. Un ejemplo: comenta doña Carmen Estévez que en los cuartos donde ella vivía se aparecía una luz, algo así como una flama que iba de un lado para otro de la vivienda. Debido a esto y a que otros vecinos también la veían todos aseguraban que allí había dinero enterrado.

   De cualquier forma no hay quien asegure haber visto a algún ser de ultratumba en toda la dimensión de la palabra, pero lo que si a todos les causó conmoción es imaginar lo que habrían visto una pareja de borrachitos que eran los porteros de la vecindad. Se dice que a esta pareja los arrastró el muerto por el patio de la vecindad, los dos amanecieron sin vida, uno de ellos muy cerca de la fuente y el otro dentro de su vivienda al pie de su cama.

   La noticia ralló en el histerismo entre los inquilinos, inexplicablemente la pareja reflejaba en su rostro angustia y terror, tenían la boca de lado como se dice cuando a alguien lo ataca un mal aire, tan malo que los privó de la vida y no pudieron  decir nunca de que se trató.

   La gente que allí vivía nunca pudo hallar algún tesoro si es que realmente existía, quizá por miedo de enfrentar a algún ente desconocido o seguramente por mayor temor al propietario ante la segura reprimenda por andar haciendo hoyos y destrozos.

   La vecindad tuvo que ser desocupada ya que la compró un modesto pero emprendedor comerciante, quien mandó a hacerle algunas mejoras. Se dice que cuando los albañiles hacían los cimientos se maravillaron al descubrir que había un tesoro enterrado. De inmediato el dueño ordenó derrumbar la vecindad y mandó construir una serie de locales comerciales. La gente no duda en decir que debido al hallazgo de ese tesoro, el nuevo propietario es hoy uno de los comerciantes más prósperos de la ciudad de Puebla.





viernes, 28 de octubre de 2011

CALAVERAS LITERARIAS






CALAVERA POBLANA
Por Guillermo Martínez Rodríguez

Una noche tenebrosa
de principios de noviembre
Una dama misteriosa
Salió a armar tremendo arguende.

Vistió sus mejores galas
Falda corta y zapatillas
Y como andaba de malas
Fue a torcerse las rodillas.

Moreno Valle contento
Despachaba en su oficina
Pero quedó sin aliento
Cuando miró a la catrina.

Que se le ofrece señora
En qué le puedo ayudar
La nombro gobernadora
Usted dígame nomas.
 
Parece que me confundes
Por mis delgados tobillos
Pero déjame decirte:
No soy Elba Esther Gordillo.

Le ofreció aquel gobernante
Un pacto de coalición
Y corrió a telefonearle
A Felipe Calderón.

Aunque le hables a quien le hables
No te me vas a escapar
Si quieres que alguien te salve
Te tendrá que acompañar.

La Casa Aguayo y Los Pinos
Lucen un moño luctuoso
Además del Presidente
Se llevó al gober precioso.


Mario Marín pretendía
A la huesuda engañar
Y para esto le ofrecía
Dos botellas de coñac

Ninguno de estos señores
Pudo a la muerte engañar
Al panteón les llevan flores
 Y platillos a su altar.


II 

Para remediar los males
Del olvido y la desdicha
Se puso a guisar  tamales
La calaca susodicha.

De mole, dulce  y de queso
Unos tamales guisó
Se chupaba hasta los huesos
Del exquisito sabor.

Colocó en una cocina
 De talavera poblana
Una ofrenda suculenta
 La calavera fulana.

En el altar figuraban
Distinguidos personajes
Que en las fotos se encontraban
Con sus muy planchados trajes.

Hasta arriba de la ofrenda
Estaba el gobernador
Decía la flaca que pena
De un empacho se murió.

Todo el congreso poblano
En el altar no cabía
Pero a cada diputado
Le puso lugar la tía.


Ya descansan los señores
En el sórdido panteón
Entre cirios y entre flores
Descansa la coalición.

















martes, 25 de octubre de 2011

MASCARA DE FUEGO

MÁSCARA DE FUEGO


 Por Guillermo Martínez Rodríguez

Publicado en el libro Ángeles y Alebrijes por el autor





 ¡Lucharán...por el campeonato mundial de lucha libre! ¡En esta esquina... La leyenda viviente, el campeón mundial: Máscara de Fuego!. ¡En ésta otra... El retador por el título : Sangre Azteca!. Los luchadores se saludan, suena la campanilla, dan vueltas por el encordado, se acechan como fieras e intercambian los primeros golpes. De pronto, Máscara de Fuego surca los aires... “¡qué patada sobre su adversario!. Lo levanta como un hilacho de la lona, pero el retador se defiende: ¡tiene lo suyo señoras y señores!”. La pelea se prolonga uno, dos, tres rounds... “¡Qué exhibición de lucha libre! ¡Máscara de Fuego está a punto de rendir al retador!... Pero, ¿qué sucede?, Sangre Azteca se está librando de la poderosa llave... ¡le ha arrojado algo sobre los ojos! ¡El campeón está anonadado!... ¡es inaudito, el campeón está a punto de perder la máscara!”. El público grita enardecido. Señoras y señores, niños, gendarmes; el lugar se vuelve un pandemonium. La afición esta arrojando tortas, refrescos, palomitas, sustancias desconocidas, recordatorios familiares sobre la humanidad de Sangre Azteca. “¡Déjalo desgraciado! ¡Ponte con uno de tu tamaño! ¡Lo va a matar!, ¡Así le voy a hacer a tu hermana!”. Sangre Azteca actúa como un poseído: “¿Quieren saber quien es su idolito?”... De nuevo la rechifla. Las mujeres lloran, alguna se desmaya, pero el desquiciado luchador despoja al campeón de su máscara. La pone sobre lo alto como el mejor de sus trofeos. De pronto, un grito desgarrador brota del perdedor. Se cubre el rostro con ambas manos y camina deambulando hasta el centro del ring. Sangre Azteca queda estupefacto, ha cometido una especie de sacrilegio para los amantes del Pancracio. Máscara de Fuego se quita las manos de la cara y la muestra al público angustiosamente. El silencio invade la arena, nadie se atreve a decir nada. Con la derrota a cuestas desciende del cuadrilátero y se aleja en medio del estupor de la gente. 

 Al día siguiente la noticia corre por la ciudad: - ¡Extra, extra... se acaba la leyenda!, ¡Extra, extra...El fuego le dejó una verdadera máscara! los diarios deportivos en primera plana, hablan de los sucesos del sábado: “La brillante trayectoria de uno de los luchadores más famosos de todos los tiempos llegó a su fin; durante la pelea por el título mundial de lucha libre, el osado e intrépido luchador Sangre Azteca, despojó al campeón de su máscara. Ante el pueblo de México quedó al descubierto el rostro de un hombre verdaderamente enmascarado por el fuego” 


 II 

 En una oscura callejuela de la ciudad más grande del mundo, Máscara de fuego llora su desventura. Vendedores de chicles, payasitos de crucero, meretrices, beodos y ladrones tiene por compañeros. Todos ríen de él, de su cara tan fea como la vida en común de aquellos seres de barriada. Se burlan de las cicatrices en su rostro, de su nariz curiosa y su boca sonriente, su boca forzada a reír por quemaduras, a esbozar una sonrisa de amargura. Frente a una fogata de neumáticos y cartones, busca en sus recuerdos; hallando entre sus ropas alcohol para embriagarse. Clava la mirada en el fuego y en tropel reminiscencias se agolpan en su mente, igual que sobre el cuerpo, los golpes del rival aquella noche. Vio aquella iglesia, un mar de gente, era un Viernes de Dolores en un pueblo de tantos que hay en la República Mexicana, un hombre arrastrando una enorme cruz y la imagen de una bella mujer arrodillada absorta en las penurias de aquel hombre. Sonaron en sus oídos los gritos de un infante que se pierde: “¡mamá... !” Una de las pocas palabras que conocía entonces, una de las palabras que habrían de traer a su memoria el rostro de una madre santa. Luego unos pies presurosos, la ropa áspera y sucia del roba chicos, un escondite en el cementerio de automóviles, las manos callosas, las manos grotescas, las manos que lo amordazan y el ruido del camión. El sueño seguido de aquel llanto y un aliento pulquiento. La voz extraña diciendo: “merqué un muñeco”. 

 Lloró desde entonces, en aquel cuchitril de grandes hoyos, donde se colaba el frío y se acurrucaba junto a él para darse calor uno al otro. Lloró en las aceras, en los portales y plazoletas, la gente le daba unas monedas pero él quería una madre, una mujer que se pareciera a la virgen de la iglesia; una madre que no fuera chimuela y ebria, alguien que le diera abrazos y caricias, una madre que no le apagara cigarrillos en el vientre, una madre que le diera de cenar y le contara cuentos. Vino a su mente la noche en que vio a unos hombres de fuego, danzaban alrededor del viejo catre, caían del techo, se retorcían por todos lados, mordisqueaban la mesa, la silla de madera, comían las cobijas y devoraban a sus padres mugrosos. Una mano lo alcanzó en la cara, lo tomó del mentón, le estiró la comisura de los labios, le arrancó pedazos de cartílago y lo dejó marcado para siempre. Entonces entró un ángel: “don Nacho” le decían los vecinos, le salía agua de las manos, tenía el poder contra el fuego. Sintió como lo tomó en los brazos y salió volando sobre aquellos hombres de fuego. Aquellas heridas le dolieron, a pesar de los bálsamos y el tepezcohuite, lloró hasta el desmayo. Aquellos seres que vio como entre sueños, se volvieron brasas diminutas, cenizas y chispas que se ahogaban, que se perdían poco a poco en los montones negruscos de lo que había sido su casa. 

 Despertó un día, quien sabe que día en una suave cama. Había sábanas blancas y muchas mujeres que tenían la cara de su madre buena, de su madre bonita. Ahí estaba aquel señor con los brazos abiertos clavado en la cruz, la misma cruz que vio desde aquel día en que perdió a la mamá de sus sueños. También había un señor bueno; amigo de todos los enfermos; regalaba juguetes a los niños, sacó de la bata blanca un muñequito y lo puso en sus manos; era un Blue- Demon o un Santo, un monito de esos que venden en las calles. Le daban pollo, leche, pan y curaban sus heridas, al menos las externas. Era un orfanato, era hospital y escuela, lo supo cuando tuvo conciencia de ello. Lo registraron con el nombre de Facundo Sánchez, igual que el jardinero, ¿qué mas da que fuera Hernández o González, si nadie sabía nada del ser desventurado? Niñez tan insensata; los humanos pilluelos ensayando a ser grandes con burla le gritaban: “¡Ahí viene el chichinado!, ¿No ven al chamuscado?, ¡Chi- chi- na- do, chi- chi- na-do, cha-mus-ca-do, cha-mus-ca-do! No quería el inocente mirarse en el espejo, en los vidrios lujosos que había en las oficinas, en la fuente del patio. Un día entre varios niños lo llevan al espejo: “¡mírate chichinado!”. Colérico responde, les lanza escupitajos; la saliva certera se aloja en una oreja del robusto verdugo. El gordinflón lo increpa herido por el acto: ¡ah!, ¿conque eso quieres?... ¡Pues te parto la madre! Facundo piensa raudo: “a mi madre no la tocas, mi madre que te debe, mi madrecita santa... Pues no me rompes nada. ¡Moles! Revientan las narices del “Morrongo Pineda” el líder de todos los chamacos insensatos. Facundo es una fiera, ¡Mi madre que te debe! Y golpea, golpea y golpea. Ni tardos ni perezosos, los infantes corrieron delatando a Facundo. De la oreja el prefecto lo llevó a la oficina. El director lo amonesta: - Conque esas tenemos, muy valiente el muchacho ¿Qué tal te caerían dos semanas sin cena y para que te eduques lavar los escusados? Facundo fue a cumplir la tarea vergonzosa y en las noches el hambre, el hambre desgraciada, llegaba como siempre pidiéndole un bocado. 

 Entre aquellas paredes fue creciendo Facundo, no le entraron las letras, ni números, ni nada, nada que se tratara de lecciones de escuela, de maestros severos que también se mofaban, que lo ponían de ejemplo de niño retardado, de lento aprendizaje y niño antisociable. Lo único que entraba en su mente de joven, de chico que cumplía catorce primaveras, era el hermoso rostro de Paulina “La güera”, la chica más bonita de aquel orfelinato, tenía los mismos años y una gran diferencia: Tenía la cara bella como un angelito, mientras Facundo en cambio, era un chiquillo feo, un iluso queriendo despertar sentimientos, pero no de repulsa, sentimientos de amor. Una tarde el muchacho quiso probar su suerte, le regaló a Paulina un osito de felpa, ahí estaban curiosos los chamacos burlones, que rompieron en risa debido a aquel detalle. Por si eso no bastara, la ingrata Dulcinea hizo trizas muñeco y esperanzas del joven. Nunca más las paredes de aquel orfelinato tendrían dentro a aquel chico, dentro dejó la infancia y se fugó una noche.


 III 
 Dueño de las aceras, de hotel las terminales, de mesón los mercados Facundo se hace hombre. Blanco de toda mofa, mendigo de cariño lleva en su pensamiento la imagen de su madre. Va trabajando en ferias y carpas populares: “¡Vean al hombre serpiente! El único en su especie. - confiesa hombre serpiente ¿por qué estas convertido en esta bestia humana? - porque maté a mis padres. - ¿dinos como lo hiciste? - los arrastré por unas calles empedradas y los maté con una hacha tipo carnicero... -¿Y qué castigo mereces? - vivir el resto de mi vida convertido en culebra - ¿y qué le recomiendas a los niños? - que respeten y obedezcan a sus padres... 

 La historia de Facundo es como la de cualquiera, siempre será una lucha, una lucha perpetua de ángeles y alebrijes, dualidades que coexisten en algún puesto de feria como un premio cualquiera, y hasta en la vida misma; será luz y tinieblas, abundancia y miseria, alegría y tristeza. En la feria del mundo subimos a la rueda, bien sea de la fortuna, mal sea de la pobreza... Todos vamos en ella con nuestro algodón de azúcar o conteniendo el trago amargo de una pena. 

 IV
 Era puro nobleza a pesar de la calle, a pesar de la burla, la única manera de desatar la fiera, fue mentarle a su madre. Campeón del barrio bravo, decidió ilusionado subir al cuadrilátero a ganarse unos pesos. Cleofás el barrendero de apodo “El bonafino” le regaló la máscara. La cosió doña Chabe, costurera del barrio y a San Miguel Arcángel rezándole un rosario, juntos la encomendaron. - “¡Luchará en esta esquina... El novato del año: Máscara de Fuego!”. Bendita sea la máscara que ocultaba el pasado, que cual mano amorosa cubría sus cicatrices. Que le duran rivales si es más dura la calle, que le duelen los golpes si la vida le pega, si la vida se ensaña más que sus contrincantes. El público lo quiere: ¡cam- peón! plap- plap- plap, ¡cam- peón! plap- plap- plap. Ya no se siente solo, pues el público aplaude, porque todos lo quieren y la máscara roja bordada en lentejuela, se convierte en la madre que le hace tanta falta. Todo el pueblo lo aclama en la arena que bulle, en los televisores y hasta en la gran pantalla del Cine Mexicano. Cuando va por las calles la gente lo saluda, los niños de los barrios quieren ser luchadores cuando lleguen a grandes... Las damas se desmayan por poder abrazarlo y cualquier ciudadano busca mil estrategias para poder hablarle. “¡Ese, mi enmascarado! ¿Va a llevar el regalo? ¡Flores para la jefa! ¡Órale que es diez de mayo!”. Facundo está muy triste ¿a quién dará un regalo? Quien fuera un simple hombre junto a su viejecita para así festejarla. De algo se había olvidado: de la madre de todos los latinoamericanos, la virgen morenita. Y la gente en La Villa, ve esa tarde al Coloso llorando de rodillas. - Virgen de Guadalupe, aquí estoy a tus plantas. ¿Dónde estará mi madre? ¿Dónde puedo encontrarla? Yo también soy tu hijo, por favor dime dónde. 

 Él no sabe que triste, desde hace muchos años, su madre lo ha buscado, que subió a los camiones y viajó por los pueblos con un viejo retrato, que durmió en terminales y en las comisarías con la ilusión guardada. “Es un niño con rizos, de labios delgaditos y un lunar en la frente...” No sabe hoy la inocente que el niño ya no es niño, que el rostro de chiquillo, la lumbre y el destino sin piedad le han cambiado. Los santitos la escuchan, en un sueño la madre, la voz de un santo niño que le han recomendado le ha dicho que no llore, que el hijo no ha sufrido, que Dios lo ha recogido y ya no tiene caso derramar más sus lágrimas. Facundo está triunfando, es un campeón invicto, la fama le persigue. Viajando por el mundo conquista campeonatos. El público lo quiere... En su mente retumban todas las ovaciones del pueblo mexicano: - Cam-peón- plap-plap-plap cam-peón- plap-plap-plap. La angustia de la gente: - ¡Déjalo desgraciado! ... ¡lo va a matar! El ansia de un alcohólico: - Ese mi camarada ¿me regalas un trago? Desde algún vecindario su madre aún le reza, eleva sus plegarias por el niño extraviado. Y en las fauces oscuras de las calles urbanas: sigue llorando el hombre que no encuentra a su madre.

jueves, 3 de febrero de 2011

CRONICAS Y LEYENDAS DE PUEBLA. EL FAVOR



EL FAVOR
Por Guillermo Martínez Rodriguez




Sandra Morgado, damita refinada de veintidós años de edad, atenta y educada no dudó en cumplir el favor que le pidió una mañana un caballero.



Sandy como la conocen sus familiares y amigos, abordó muy de mañana el autobús que la condujo a la ciudad de Puebla. Como cada lunes se dirigía a desempeñar sus labores en un hospital de la Angelopólis Poblana. Estudió enfermería ya que su vocación era ayudar a las personas que padecían los estragos de cualquier enfermedad, esta virtud la distinguía entre todos sus conocidos quienes veían en ella a un ángel de bondad y caridad.



El autobús iba repleto y aun así, seguía deteniéndose desde el pueblo de Grajales, en cada punto donde las personas urgidas por llegar a la capital poblana, le hacían una señal para que se detuviera.



Nuestra amiga que iba en uno de los asientos delanteros, compartiendo el viaje con un estudiante, observó cuando adelante del puente que está en la autopista a la altura del Estadio Cuauhtemoc, un hombre le hizo la parada al autobús.



Al principio no le dio mucha importancia pero en el momento en que el camión se detuvo, descendieron varios pasajeros incluso el estudiante que iba junto a ella.


El hombre abordó el autobús y saludándola amablemente se sentó a su lado. Con mucho tacto y buscando alguna forma de iniciar una conversación consultó su fino reloj mientras miraba a la señorita.



- Las ocho y media, seguramente perderé el autobús que sale en quince minutos para Cuernavaca.



Sandy mirando el reloj de aquel hombre, no pudo evitar detener su mirada en el grueso anillo de graduación que llevaba en el dedo medio de la mano izquierda. Observó el perfil del hombre y hasta entonces se fijó en la forma como iba vestido, el traje gris hacia juego con su pelo, las manos sumamente cuidadas y las ligeras patas de gallo en el rostro le hablaban de un hombre de unos cincuenta y cinco años cuando mucho.



Ante el comentario de la hora y viendo que en efecto eran las ocho y media de la mañana, expresó:



- Lo que me faltaba, seguramente ahora si me corren del hospital.

- ¿Doctora?- preguntó el hombre.

- Enfermera- respondió la señorita.

- Su cara me parece conocida, tal vez la he visto antes, quizá en alguna iglesia o en algún restaurante- acotó el hombre.



Sandy con buenos modales le dijo que ella no lo recordaba y el hombre un poco galante le dijo que para sus pacientes debía ser un placer que una damita como ella los curara.



- Mi nombre es Renán de la Calleja, soy abogado- diciendo esto el hombre sacó de su billetera una tarjeta de presentación y la puso en las manos de la enfermera- Estoy a sus ordenes para lo que se le ofrezca- agregó a manera de hacerle sentir confianza.



El tiempo relativamente corto fue suficiente para identificarse con la plática que se prolongó hasta la central de autobuses, mejor conocida como la Capu.



- Hágame un gran favor Sandy, usted sabe de la premura de mi tiempo y no me es posible hablar personalmente con unas personas que me esperan para cumplir un encargo. Mire, ni siquiera tengo tiempo de hablar por teléfono, le doy lo de la llamada y dígale a estas personas que les ruego encarecidamente que no se olviden de construir la capilla en el lugar que ellos ya saben. No me lo tome a mal pero en verdad yo no puedo hacerlo, piense que le hará un gran favor a una persona que casi no conoce, pero yo se lo agradeceré eternamente.




Diciendo esto el hombre se despidió y se alejó entre el bullicio de la gente. Sandy se dirigió a su trabajo y en un rato de descanso, pensando que hacer aquel favor no le afectaba en nada, marcó el número telefónico que le dio el hombre del autobús. Del otro lado de la línea, una joven mujer que se mostró extrañada dio cuenta del mensaje y le pidió a Sandy que fuera a su casa. Sandy aun más intrigada asistió a la cita concertada y en el lugar ya se encontraban algunas personas.



- ¿Podría repetirnos lo que dijo por teléfono?- le cuestionó uno de aquellos jóvenes. Sandy repitió palabra por palabra lo que le habían pedido y hasta les dio el nombre del abogado que conoció en el autobús.

- Nosotros somos hijos de Renán de la Calleja. Nuestro padre murió hace meses en un accidente automovilístico cerca del puente donde usted dice que él subió al autobús.





Sandy quedó muda con la noticia y más cuando le mostraron las fotografías, el reloj y el anillo de graduación que había visto aquella mañana con sus propios ojos. La familia le dio las gracias resaltando el valor y la caridad con que se había conducido la enfermera.



En el lugar donde subió aquel pasajero fue construida una capilla, mientras que, por otro lado, en medio de las páginas de un libro en el estudio de su departamento, Sandy guarda una tarjeta de presentación, la tarjeta del abogado que aquella mañana le pidió un favor.




Guillermo Martínez Rodríguez 
 



















lunes, 17 de enero de 2011

LA FUENTE DE LOS MUÑECOS

LA FUENTE DE LOS MUÑECOS






Texto original escrito por


Guillermo Martínez Rodríguez, del cual existe actualmente una obra de teatro difundida en internet.

El tiempo sigue su marcha a pasos agigantados, y en nuestro frenético ir y venir por el paisaje urbano, no nos damos cuenta que existen miradas que nos observan; en medio de calles y avenidas congestionadas por el transito, suelen coexistir historias de personajes que esperan una oportunidad para decirnos algo, ignoramos que hay leyendas que cobran vida y caminan muy cerca de nosotros, le invito a conocer una de ellas, una historia que como tantas otras caminan por las calles de Puebla.





Refiere una tradición poblana, que hace muchos años, cuando la ciudad de Puebla estaba desprovista de la prisa citadina, y sus calles tenían la quietud del ambiente campirano, existió en el actual barrio de Xonaca, una finca que era propiedad del gobernador de Puebla don Maximino Ávila Camacho y que hoy en la actualidad es un convento de religiosas. Hoy queda aquella casa majestuosa como testigo mudo de esta historia, mientras que en las casas aledañas, aún se encuentran algunas argollas empotradas sobre los muros, como muestra de que ahí estaban las caballerizas de esta finca.



Pues bien, cuenta la leyenda que en aquellos tiempos, muy cerca de esta casa existió un pozo el cual se encuentra convertido actualmente en una fuente pública, misma que sin dudas guarda en su interior la más absoluta verdad sobre la historia de los personajes que aquí se mencionan.



De porqué ya no existe como tal el pozo, algunas personas señalan que éste se ensolvó y al no cumplir con su función de abastecer de agua, no tuvieron más remedio que cerrarlo pues su existencia era ya obsoleta y peligrosa. Pero lo que es más digno de llamar la atención es que otras personas comentan que fue cerrado por causa de una tragedia: la dolorosa pérdida de la vida de dos pequeños.



Aunque esto no ha sido comprobado, pues los cuerpos de estos niños no fueron hallados, hay quien sostiene que los cuerpos desaparecieron en el interior del pozo. ¿Pero que es lo que se nos dice respecto a estos niños? La tradición nos dice que estos pequeños fueron hijos de un caporal encargado de la finca, y que era una pareja compuesta por un niño que por aquel tiempo tendría siete años de edad, el cual era compañero de juegos de su hermana una niña no mayor de seis años.



Por lo que se dice, estos pequeños eran inseparables como dos buenos hermanos y a donde iba el hombrecito iba la pequeña, desde luego no irían muy lejos, pues el lugar más lejano al que iban era la escuela, y lo más cercano seguramente eran los patios, las caballerizas y los jardines que había cerca del pozo, donde pasaban la mayor parte del día.



Como niños traviesos, normalmente terminaban con la ropa sucia, los zapatos llenos de lodo y las rodillas raspadas, tal vez por jugar a las canicas, al trompo, a las escondidillas, al bote botado y a tantos juegos que, como usted sabrá, han existido de generación en generación.



Cuando los niños terminaban con la ropa sucia, eran atendidos por su madre quien procuraba tenerlos bien vestidos, desde luego a la usanza, al niño con overol de mezclilla, con boina y medias, zapatos relucientes y para darle un toque de elegancia: corbata de moñito. A La niña, un vestido bordado con encajes, medias caladas y zapatos negros, y para que resaltara su belleza: dos trenzas adornadas con moños de colores. Ante tan buen aspecto la gente les llamaba muñecos quizás para elogiarlos…muñecos, sin saber que este nombre marcaría el destino de los dos pequeños para siempre.



Sucedió que un día lluvioso los niños se fueron a la escuela, llevaban un paraguas y el niño, abrazando a su hermana la iba protegiendo del agua. Salieron jugando de la casa y se fueron caminando por las calles ante la mirada complaciente de sus padres, que pronto cambiaron por una triste pena, al darse cuenta por la tarde que los niños no habían regresado. Esa fue la última vez que fueron vistos, -al menos en aquellos años-, después, tanto padres como vecinos los buscaron afligidos sin hallarlos. Todo fue en vano, todo parecía indicar que se los había tragado la tierra o quizás el pozo que se encontraba muy cerca de la finca. Esta fue la explicación más difícil de aceptar pero la que más justificó la extraña desaparición de los infantes.

Los niños habían caído al pozo, fue la noticia que enlutó a los trabajadores de la finca y aun a los propietarios, aunque de hecho como ya lo he mencionado, por más que fueron buscados en el fondo de este no fueron hallados. Cabe hacer mención que también fueron buscados en un antiguo túnel que a decir de un viejo trabajador del ayuntamiento, salía de la enorme finca del ex gobernador, atravesaba el barrio entero y daba quizás a la Casa Puebla, a la Iglesia de la Cruz y a la de San Francisco; bueno, al menos es lo que se dice sobre el túnel.



Se cuenta que don Maximino Ávila Camacho, como propietario de la finca y como Gobernador del Estado, conmovido por la historia del deceso de los pequeños, mandó a hacer en el lugar una fuente y ordenó colocar las estatuas de los dos niños vestidos a la usanza de aquella época según la historia que les comento.



Estos muñecos originalmente se encontraban cubriéndose del agua con un paraguas, de pie sobre una base de azulejos de talavera poblana en el centro de la fuente, hoy lucen terriblemente desgastados por la caída del agua que golpea incansablemente sobre la piedra de sus cuerpos, el varón ha perdido uno de sus brazos, justo el brazo con el que cubría de la lluvia a su hermana, la muñeca sin embargo lleva en esta representación de su leyenda los libros bajo el brazo.



Pero esto no es todo, cuentan los habitantes del barrio de Xonaca que una vez descubrieron algo sorprendente: las estatuas de los muñecos desaparecían por las noches. Hay quien asegura que al otro día muy temprano, estos amanecían con los zapatos llenos de lodo o desgastados y las rodillas raspadas, los vecinos se apresuraban a pintar las huellas enigmáticas de los muñecos, y para mayor desconcierto, al día siguiente ocurría lo mismo: las figuras amanecían con las rodillas raspadas y los zapatos llenos de lodo, como si alguien se dedicara a jugar una broma a los habitantes de aquel barrio.





Se dice también que una noche lluviosa los muñecos convertidos en niños caminaban protegiéndose con un paraguas cuando quizás un maleante o pandillero le arrebató la sombrilla al niño, hoy el niño aun permanece de pie junto a su hermana y ya no tiene el paraguas, pero peor aún ya no tiene el brazo.



En este tiempo en que la prisa citadina, el desdén y la apatía se ha apoderado de muchos de nosotros, es menester que escuchemos a nuestra gente. Muy cerca de este lugar enigmático llamado la Fuente de los Muñecos existe una mujer madura que atiende una miscelánea, la amable mujer asegura conocer al taxista que estacionaba su automóvil por las noches frente a esta fuente en espera de algún cliente, hasta que un día el hombre preso de pánico al ver que los muñecos de la fuente no estaban, y unos niños idénticos a estos jugaban frente a su automóvil, dejó de hacerlo.



Preste usted atención si pasa por ahí cualquier noche o en alguna ocasión de Todos Santos, si ve que los muñecos no están ahí, no se sorprenda, tal vez si hace memoria, hará cosa de unos minutos lo encontraron por la calle y le habrán dicho: -Oiga…pshh…Si , usted… ¿podría decirnos donde queda nuestra casa? O tal vez mientras caminaban con un grupo de chiquillos le dijeron: Señor, ándele no sea malito ¿Coopera para nuestra calavera?





Don Maximino Avila  Camacho